Un buen retrato es una biografía pintada.

Más que capturar el aspecto físico de una manera técnicamente correcta, es ir más allá, donde los ojos y las expresiones hablan, es transmitir belleza y encanto interior. Es una mezcla entre esencia y técnica.

Ver Más Galerías